DESIERTO CHIHUAHUENSE 

SIERRA MADRE ORIENTAL

SIERRA mADRE OCCIDENTAL 

DESIERTO CHIHUAHUENSE

La Ecorregión del Desierto Chihuahuense (DCH) abarca alrededor de 70 millones de hectáreas que ocupan porciones importantes de los estados de Chihuahua, Coahuila, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí, Nuevo León y Tamaulipas, así como áreas significativas de Texas y Nuevo México en los Estados Unidos. Está limitado al oeste y suroeste por la Sierra Madre Occidental y al este y sureste por la Sierra Madre Oriental, mientras que al sur por la meseta del centro de México; al norte limita en los Estados Unidos de Norteamérica (EUA) con las altas montañas del complejo Gila y las mesetas de Nuevo México/Arizona, así como con los altiplanos y mesetas del suroeste de EUA, mientras que al noreste con la meseta Edwards en Texas. La vegetación de la ecorregión es típicamente de matorrales y pastizales desérticos, además de estrechas bandas de vegetación de arroyo y ribereña asociada a humedales. Es el hábitat de especies emblemáticas como el bisonte americano, berrendo, tejón tlalcoyote, águila real, perrito de las praderas, zorrita del desierto, aves obligadas de pastizal y peces endémicos.

 

El Desierto Chihuahuanse en México resguarda el 14% de la extensión de pastizales de Norteamérica, conformados por un mosaico de fragmentos aislados en esta gran ecorregión (Gauthier et al. 2003). Los pastizales han sido reconocidos por muchos especialistas como el ecosistema más amenazado a nivel mundial. Estudios indican que el pastizal es el tipo de vegetación con mayor pérdida en esta ecorregión; se estima que en los últimos 40 años se han perdido cerca de 1.2 millones de hectáreas de pastizal natural. Los pastizales del Desierto Chihuahuense son esenciales para la diversidad biológica de la ecorregión, ya que dan soporte a procesos ecológicos críticos, tienen alto endemismo y sustentan una alta diversidad de plantas y animales (Dinerstein et al. 2000; Desmond y Atchley, 2006).

El Desierto Chihuahuense es un área importante en biodiversidad de aves a nivel nacional, porque el 90% de las especies de aves dependientes de pastizal en América del Norte, pasan todo o parte de su ciclo de vida en los pastizales del Desierto Chihuahuense (Blancher 2003:21). Desafortunadamente, los cambios ocurridos en los usos del suelo de las grandes llanuras de Norteamérica desde la invasión europea, ocasionaron alteraciones en las dinámicas biológicas y ecológicas de los ecosistemas, afectando con esto las abundancias, uso de hábitat y distribución de las especies. La influencia antropogénica ha alterado históricamente los regímenes de disturbio naturales (manadas de herbívoros y fuego), así como los propios hábitats, de tal manera que actualmente para los ecosistemas del Desierto Chihuahuense persisten amenazas tales como conversión de tierras a la agricultura, expansión de especies leñosas en pastizales, manejo inadecuado del ganado, sequías recurrentes, erosión, uso y persistencia de pesticidas, la falta de capacitación y de una cultura ambiental en habitantes y productores locales, así como la falta de la aplicación de la ley ambiental. Estas amenazas abonan a la reducción de poblaciones de especies asociadas que se ven impactadas en sus dinámicas e interacciones específicas.

Es por lo anterior que Pronatura Noreste enfoca sus esfuerzos en proyectos en esta ecorregión para asegurar la conservación de dicho ecosistema. Hemos trabajado en proteger los pastizales del Desierto Chihuahuense desde hace más de 10 años. Actualmente desarrollamos estrategias de conservación con una perspectiva integral en sitios prioritarios como Reserva de la Biosfera Mapimí en los límites de Chihuahua, Coahuila y Durango, además del Área Prioritaria para la Conservación de Pastizales El Tokio en las colindancias de Coahuila, Nuevo León, Zacatecas y San Luis Potosí. Estas estrategias constan de distintos ejes de acción entre los que se encuentran: protección de tierras, ganadería sostenible, restauración ecológica para la recuperación de suelos y captación de agua, manejo de hábitat y poblaciones de especies prioritarias, estudios científicos para la toma de decisiones, gestión con otras organizaciones tanto gubernamentales como privadas, talleres con los dueños de los terrenos, todo con el objetivo de restaurar los pastizales degradados y conservar aquellos que aún no se han perdido.

SIERRA MADRE ORIENTAL

La Sierra Madre Oriental (SMO) es una cadena montañosa que se ancla en el este de la república mexicana. Entre los estados que atraviesa están Coahuila, este de Chihuahua y Durango, Nuevo León, Tamaulipas, Noreste de Zacatecas, San Luis Potosí, Hidalgo, Puebla, Querétaro, Veracruz. Por su formación geológica y exposiciones, esta sierra presenta gran variedad de ecosistemas, desde Matorrales Desérticos y Submontanos hasta Bosques de Encino, Coníferas y mixtos, incluyendo relictos de Bosques Mesófilos de Montaña y zonas de Bosque Tropical Seco y Húmedo. Por sus peculiaridades en cuanto a altura, pendiente y exposición, la diversidad que resguarda es de alto valor, esto al encontrarse especies endémicas, es decir, organismos cuya distribución se restringe a un pequeño nicho; aunado a esto, alberga especies que se encuentran en algún riesgo dentro de la NOM 059 SEMARNAT 2010 como Oso Negro, Jaguar, Jaguarundi, Ocelote, Puma, Águila Elegante, Palma Camedor, Piñón enano, entre otras especies importantes.

Además de regalarnos paisajes increíbles, esta belleza natural nos provee de servicios ambientales básicos para la salud humana, como lo son: captura de dióxido de carbono (CO2) captación e infiltración de agua a los mantos acuíferos, retención de suelos y la provisión de oxígeno, además de insumos para medicamentos, fibras, madera para distintos usos entre muchos más. La sierra funciona como un corredor biológico y de conservación por su orografía accidentada y difícil acceso impide el impacto ambiental por el humano en grandes zonas.

Todos los proyectos aplicados van de la mano con los ejidos y comunidades que habitan dentro de esta área, esto para lograr no solo un beneficio ambiental, sino también social. Nuestros trabajos van enfocados directamente a las áreas con necesidades de restauración y conservación, y trabajos comunitarios como la aplicación de ecotecnias y educación ambiental. Destacan las reforestaciones, las obras de conservación de suelos y los mantenimientos de estas.

SIERRA MADRE OCCIDENTAL 

Hacia la oeste de la república, corre otra importante cadena montañosa. El inicio de esta comienza en la parte Sur oeste de Estados Unidos de América, en el estado de Arizona específicamente, dirigiéndose hacia el sur hasta territorio mexicano. La Sierra Madre Occidental aborda en los estados de Sonora, Chihuahua, Sinaloa, Durango, Zacatecas, Aguascalientes, Nayarit y Jalisco. Por su formación volcánica, la Sierra Madre Occidental es fiel testigo de sucesos históricos, formación de relieves y suelos, y adaptaciones de flora y fauna. Sin duda, este lugar guarda una serie de registros tan importantes para el desarrollo biológico, como para el desarrollo humano (especies, endemismos, culturas, entre otras).

Destacada por sus climas extremosos (temperaturas de hasta -26°C en invierno), algunas especies han logrado adaptarse a los escenarios. Entre sus tipos de ecosistemas, se encuentran los Bosques de Pino, Encino y mixtos, los cuales cuentan con un alto valor ecológico y económico, esto por las actividades de aprovechamiento maderable. Barrancas, cañones, y laderas forman un hábitat ideal por el que corren cuerpos de agua y bichos asociados con la altura, pendiente, exposición y otros factores que determinan un ecosistema. Este mosaico alberga especies que se encuentran en algún riesgo dentro de la NOM 059 SEMARNAT 2010 como Oso Negro, Jaguar, Lobo mexicano, Gorrión serrano, Águila calva, Ardilla de Albert, Pinabete espinoso, entre otras especies importantes.

Al ser el macizo montañoso más extenso del país, actúa como barrera física contra eventos meteorológicos de gran magnitud, como los huracanes, que al chocar contra la sierra descargan una enorme cantidad de precipitación, llegándose a acumular en forma de grandes lagos o lagunas en su cara oriente, los cuales son  importantes sitios durante la migración e invernación de aves acuáticas y aves playeras en nuestro país, entre estas lagunas podemos mencionar la Laguna de Santiaguillo en Durango y la laguna de Bustillos en Chihuahua a donde llegan las principales  poblaciones invernantes de Ganso nevado y Grulla gris del país. Esta región, también es el principal centro económico forestal del país, por lo cual sufre una extensa y acelerada fragmentación de sus bosques, lo que ocasiona la pérdida del suelo y azolvamiento de los cuerpos de agua que son vitales para la vida silvestre y los productores agropecuarios. Es por lo anterior que dirigimos nuestras acciones en tratar de revertir la pérdida del suelo y la conservación de los cuerpos lagunares. Aunado a los servicios ambientales que nos provee esta sierra, se ondulan paisajes inigualables. Además, la Sierra Madre Occidental es reconocida a nivel mundial como un centro de origen y diversificación de especies, por lo cual alberga una gran biodiversidad de plantas y animales, contribuyendo a que México sea reconocido como uno de los 11 países megadiversos del mundo.

En Pronatura Noreste, llevamos estrategias integrales de conservación enfocados en sitios prioritarios de la Sierra Madre Occidental como lo es la Laguna de Santiaguillo, en donde desarrollamos proyectos de conservación de humedales en tópicos de restauración ecológica, protección legal de tierras privadas, saneamiento ambiental, ciencia para a toma de decisiones, fortalecimiento de la sociedad civil organizada y gestión con autoridades. Todo esto lo realizamos mano a mano con organizaciones sociales locales y con los gobiernos de los estados donde trabajamos. Además, en la sierra de Chihuahua llevamos un proyecto muy importante de reforestación y cosecha de agua, aparte de acciones determinantes de gestión para la conservación de la Laguna de Bustillos. Los principales beneficiarios de nuestros proyectos son ejidos y comunidades que habitan dentro de esta área, garantizando de esta manera, estar encaminados a mejorar la calidad de vida de los locales a la par de los beneficios ambientales logrados.

Oficina Monterrey 

Loma Grande #2623 Col. Loma Larga, Mty, N.L.

+52 818 345 1045

Oficina Chihuahua

Calle San Luis Potosí #2743, Colonia Avícola II, Chih, Chih.

+52 614 414 9352

©2017 by Pronatura Noreste. Proudly created with Wix.com