top of page
  • Writer's picturePronatura Noreste

Área Natural Protegida de la Mariposa Monarca: Contribuyendo a la conservación de la Biodiversidad Tamaulipeca

Por: Dra. Frida Caballero Rico y Dr. Carlos Barriga Vallejo

Fecha: 05/03/2024

Acervo fotográfico de Pronatura Noreste.

Las Áreas Naturales Protegidas (ANP) emergen como respuesta para resguardar los ecosistemas más significativos y proteger la biodiversidad de amenazas como la pérdida de hábitat o el aprovechamiento desmedido de los recursos naturales. Este esfuerzo ha sido posible gracias a la colaboración de propietarios de tierras, organizaciones civiles y gobiernos, quienes han evitado la destrucción masiva de los ecosistemas (Hoffman et al., 2018). En México, las ANP han sido uno de los instrumentos de gestión ambiental más utilizados para la conservación de la biodiversidad (de la Maza Elvira, 2005; Bezaury-Creel, 2009). Actualmente, en nuestro país, bajo diversas modalidades descritas dentro de la LGEEPA y las leyes estatales respectivas, y administradas por los distintos niveles de gobierno, se cuenta con una representación territorial que corresponde a más de 100 millones de hectáreas y más del 20% de la superficie territorial.


Acervo fotográfico de Pronatura Noreste.

El estado de Tamaulipas cuenta actualmente con 14 Áreas Naturales Protegidas, lo que representa el 22% de la extensión territorial total del estado. Con esto, se ha logrado cumplir la meta 11 de Aichi del CDB establecida para el 2020, de contar con al menos el 17% de la superficie protegida, ubicando a Tamaulipas en el primer lugar nacional en superficie protegida de jurisdicción estatal. Esto se ha logrado recientemente con la creación del Área Natural Protegida Paisaje Natural “de la Mariposa Monarca” (ANP PNMM), la cual es fundamental para la protección de una región que alberga un mosaico de áreas de gran relevancia para la conservación, favoreciendo la preservación de procesos evolutivos y garantizando la calidad y cantidad de servicios ecosistémicos para los habitantes de la región (Gobierno del Estado de Tamaulipas et al., 2022).


Acervo fotográfico de Pronatura Noreste.

La categoría de decreto seleccionada para esta área natural protegida es de Paisaje Natural, que consiste en áreas que contienen uno o varios elementos naturales de importancia estatal, uniendo dos o más áreas naturales protegidas, lugares u objetivos naturales que, por su carácter único y excepcional, interés estético, valor histórico o científico, se incorporan a un régimen de protección (Gobierno de Tamaulipas, 2018).


El ANP “Paisaje Natural de la Mariposa Monarca” (PNMM) abarca 555,737.22 hectáreas, lo que representa el 6.93% del estado de Tamaulipas. Esta área es de particular interés ya que propone generar conectividad entre varias áreas protegidas a través de una porción de la Sierra Madre Oriental (SMO), que colinda con otras áreas protegidas y regiones prioritarias para la conservación (Gobierno del Estado de Tamaulipas et al., 2022).


Acervo fotográfico de Pronatura Noreste.

En esta área se incluyen partes de ocho municipios: Antiguo Morelos, Bustamante, Jaumave, Miquihuana, Nuevo Morelos, Ocampo, Palmillas y Tula, con una población total de 83,237 personas tanto de zonas urbanas como rurales, siendo Tula el municipio con mayor número de habitantes (28,230) y Palmillas el de menor población (1,917 habitantes; INEGI, 2020).


Desde una perspectiva biológica, esta región se caracteriza por la presencia de una biodiversidad significativa en términos de riqueza específica y endemismos, además de ser hábitat para un acervo importante de especies en riesgo y taxa migratoria, entre las que destaca la Mariposa Monarca. Además, el arraigo a la naturaleza se manifiesta en el enorme bagaje histórico y cultural reflejado en el manejo de los recursos naturales, las tradiciones culturales y el respeto por la biodiversidad local.



Acervo fotográfico de Pronatura Noreste.

La iniciativa de declarar esta zona como ANP busca fomentar la protección y el manejo integral del territorio, la conservación y la conectividad entre los ecosistemas y las especies de vida silvestre, y el intercambio cultural, histórico y económico entre los habitantes de los municipios y comunidades; así como de los tamaulipecos en general. Se integra a la visión planteada por el Programa Nacional de Áreas Naturales Protegidas de México, que reconoce la importancia de su articulación con otras modalidades de conservación (regiones prioritarias para la conservación y programas regionales de desarrollo sostenible) (Bezaury-Creel, 2009).


La articulación de todas las modalidades de conservación es relevante para el cumplimiento de los objetivos para el año 2030, en el que se ha propuesto que al menos el 30 % de los ecosistemas terrestres, de agua dulce y marinos deben protegerse con el fin de detener una mayor pérdida de biodiversidad (MacKinnon et al., 2021).


En el proceso de planificación para la gestión de las áreas protegidas, se ha transitado de planes fragmentados a planes de gestión estratégicos y específicos, donde se establecen objetivos respaldados por la participación directa de los administradores de las áreas, la comunidad y las partes interesadas (Palomo et al., 2013; Jepson, 2007; Spoelder, 2019).


Acervo fotográfico de Pronatura Noreste.

En las últimas décadas, se ha observado que las áreas protegidas se establecen y gestionan a nivel local, lo que permite que las partes interesadas locales participen más directamente y generen modelos de gobernanza innovadores y flexibles que respondan a sus necesidades y contextos (Bezaury-Creel, 2009).


El decreto de esta ANP complementa los esfuerzos de conservación regional al garantizar la protección de una gran variedad de sistemas ecológicos y biodiversidad característicos de Tamaulipas y el noreste mexicano. Además, busca consolidar un modelo de desarrollo basado en la conservación de la biodiversidad como eje fundamental para el desarrollo social sustentable.


Es fundamental que las ANP transiten de “áreas de papel” a una conservación efectiva que promueva el desarrollo sustentable de las comunidades. La participación de las comunidades, el empoderamiento y reconocimiento de valores locales mejora los beneficios ecológicos y sociales de las áreas protegidas, permitiendo la administración efectiva de los bienes comunes (Pascual et al., 2023; Hardin, 1968; Ostrom, 2007, 2015; Field & Ostrom, 1992).


Acervo fotográfico de Pronatura Noreste.

Se reconoce que, la declaración de esta ANP es solo el comienzo de los esfuerzos de conservación de los ecosistemas y especies presentes. Lograr futuros más justos y sostenibles requiere de estrategias y acciones para la protección, restauración y desarrollo de los recursos naturales. Esto forma parte de una estrategia integral y multidisciplinaria que involucra a diversas instituciones y actores clave (Pronatura Noreste, Universidad Autónoma de Tamaulipas, gobierno estatal, gobiernos municipales, entre otros).


Actualmente, se están llevando a cabo actividades para mejorar la situación ambiental y social, incluyendo el desarrollo de diagnósticos socioeconómicos y cartografías sociales, actividades de vigilancia comunitaria participativa y restauración de zonas afectadas. Además, se está implementando una estrategia de comunicación y educación ambiental para aumentar la valorización de los ecosistemas, especies y recursos naturales del Paisaje Natural de la Mariposa Monarca.


La conservación de los ecosistemas de este sitio representa un gran reto y compromiso, el cual será logrado con la participación de todos.


Acervo fotográfico de Pronatura Noreste.


Referencias:


  • Hoffman, M., Sánchez-Rodríguez, A., Rodríguez-Trejo, D. A., & Galindo, G. (2018). Tamaulipas: An environmental history. University of Texas Press.

  • De la Maza Elvira, M. (2005). Biodiversity, biogeography and conservation of the flora of Tamaulipas, Mexico. In M. De la Maza Elvira (Ed.), Biodiversity, biogeography and conservation of the flora and fauna of Tamaulipas, Mexico (pp. 7–44). Instituto Politécnico Nacional.

  • Gobierno del Estado de Tamaulipas. (2018). Decreto de Área Natural Protegida. Diario Oficial del Estado de Tamaulipas.

  • Gobierno del Estado de Tamaulipas, Pronatura Noreste, Universidad Autónoma de Tamaulipas, & Centro Internacional Cabo de Hornos. (2022). Plan de manejo del Área Natural Protegida Paisaje Natural “de la Mariposa Monarca”.

  • Bezaury-Creel, J. (2009). Áreas naturales protegidas y desarrollo social en México. Capital Natural de México, 2, 385–431.

  • MacKinnon, K., Maruma Mrema, E., Richardson, K., Cooper, D., & Babu Gidda, S. (2021). Protected and conserved areas: Contributing to more ambitious conservation outcomes post-2020. PARKS, (27.1), 7–12. https://doi.org/10.2305/iucn.ch.2021.parks-27-1km.en

  • Pascual, U., Balvanera, P., Anderson, C. B., Chaplin-Kramer, R., Christie, M., González-Jiménez, D., Martin, A., Raymond, C. M., Termansen, M., Vatn, A., Athayde, S., Baptiste, B., Barton, D. N., Jacobs, S., Kelemen, E., Kumar, R., Lazos, E., Mwampamba, T. H., Nakangu, B., … Zent, E. (2023). Diverse values of nature for Sustainability. Nature, 620(7975), 813–823. https://doi.org/10.1038/s41586-023-06406-9

  • Hardin, G. (1968). The tragedy of the commons. Science, 162(3859), 1243–1248. https://doi.org/10.1126/science.162.3859.1243

  • Ostrom, E. (2007). A diagnostic approach for going beyond panaceas. Proceedings of the National Academy of Sciences, 104(39), 15181–15187. https://doi.org/10.1073/pnas.0702288104

  • Field, B. C., & Ostrom, E. (1992). Governing the commons: The evolution of institutions for collective action. Land Economics, 68(3), 354–373. https://doi.org/10.2307/3146384

  • Ostrom, E. (2015). Reflections on the commons. In Governing the Commons (pp. 1–28). Cambridge University Press. https://doi.org/10.1017/cbo9781316423936.002

162 views0 comments

Comments


bottom of page