• Pronatura Noreste

Captación de agua de lluvia en zonas áridas: Agua para el futuro

Por Laura Martínez Zepeda


A través de la Asamblea General de las Naciones Unidas "Se reconoce al derecho humano al agua y saneamiento como esencial para la realización de todos los derechos humanos y es indispensable para una vida digna humana".


Por su parte en México en el artículo 4° publicado el 8 de febrero de 2012 en el Diario Oficial de la Federación se estipula que toda persona tiene derecho al agua, disposición y saneamiento para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible. Aunque dentro de las poblaciones urbanas es medianamente posible alcanzar lo anteriormente descrito, existen escenarios muy distintos para las poblaciones rurales sobre todo aquellas de alta marginación dentro de los contextos semiáridos.

En el Noreste de México específicamente el Desierto Chihuahuense las condiciones ambientales se encuentran expuestas estas poblaciones rurales que se caracterizan por presentar precipitaciones del orden de los 250 mm a 400 mm anuales lo cual restringe, en algunos casos, la presencia de cuerpos de agua permanentes durante todo el año, debido a la presencia de la alta evaporación, escenario que se intensificará en un periodo de corto plazo, debido a las consecuencias del cambio climático. Lo anterior genera una insuficiencia para proveer recurso hídrico para diversos usos, por lo cual las comunidades rurales se encuentran vulnerables y les restringe la oportunidad de un desarrollo socioeconómico y la reducción de la calidad de vida.


Debido a esto, es necesario el establecimiento de alternativas hidráulicas que proporcionen abastecimiento de agua en regiones que no pueden ser abastecidas por medios convencionales (agua entubada proporcionada por servicio público municipal), siendo la construcción de infraestructura captadora de lluvia una opción para el acopio de agua de precipitación y de los escurrimientos intermitentes para su captación y almacenamiento.


Al respecto, el almacenamiento del agua no sólo debe tener como objetivo brindar agua hacia los pobladores de comunidades de alta marginación, sino crear un involucramiento de mujeres y hombres en la toma de decisiones conscientes para el mejor aprovechamiento de su recurso, mediante consultas para la realizar acuerdos y planes de manejo que permitan una administración óptima del recurso y de implementar diversos usos que se requieran destinar.


Pronatura Noreste ha participado dentro de proyectos para la captación de agua lluvia en zonas semiáridas dentro del Desierto Chihuahuense en la suma de esfuerzos con Pronatura México y Fundación Coca-Cola, donde la característica principal es la alta marginación precisamente debido a la falta de recurso hídrico para un desarrollo con posibilidades de progreso económico. Ejemplo de lo anterior es el caso de Ejido "La Esperanza" localizado en el municipio de Saltillo Coahuila, México donde se construyó una Olla Captadora de Agua con una capacidad de almacenamiento de 11,000 m3. Dicha obra ofrece la oportunidad de recolectar lluvia para diversos fines, entre ellos domésticos o productivos.


Gracias al involucramiento del ejido y la participación de mujeres fue posible establecer la plantación de Nopal verdura variedad Copena V1 con fines de autoconsumo y de comercialización, siendo el agua colectada la fuente de recurso hídrico que permite su riego.




Lo anterior abre la oportunidad de obtener un ingreso monetario alternativo para las amas de casa, aportando a la economía familiar y de esta manera solventar gastos sin necesidad de emigrar de su ejido ya sea de manera temporal o permanente. A su vez ofrece un empoderamiento y desarrollo de capacidades y habilidades entre las mujeres lo que les permite crecer en autoconfianza para la toma de decisiones sobre cómo llevar su producción de nopal y la comercialización.



Es importante resaltar la importancia y los beneficios cuantitativos e intangibles creando obras hidráulicas de captación de lluvia en zonas de alta marginación en el noreste mexicano, cabe destacar que este tipo de almacenamiento abre la puerta a generar más acciones para el aprovechamiento de agua, entre ellas se encuentra:

a) Entender la relación de la comunidad con el agua.

b) Capacitación para la toma de decisiones sobre su recurso y desarrollar la cultura del uso eficiente del agua.


Es así que la suma de acciones y los diversos actores de comunidades rurales, gobierno federal, estatal, municipal, iniciativa privada y organizaciones no gubernamentales, ofrecerá un manejo sustentable del recurso, garantizando accesibilidad al agua para el presente y para futuras generaciones.

Este proyecto forma parte del Programa nacional de reforestación y cosecha de Agua 2019, financiado por Fundación Coca Cola, y gestionado por Pronatura México, que da continuidad al proyecto de Olla Captadora de Agua que dio inició en 2016.


Para más información del proyecto:

Laura Martínez Zepeda

Contacto: lmartinez@pronaturane.org











346 views0 comments